El Festival de Cap Roig se consolida como el certamen musical de referencia del verano

  • La cifra de espectadores ha sobrepasado más de 41.000 espectadores, que representa una ocupación del 88% respecto al total, con llenos espectaculares en quince de los veintitrés conciertos realizados.
  • En un momento de dificultades económicas, el Festival de Cap Roig ha dinamizado la economía local, con un impacto económico para la zona de más de 20 millones de euros.

Calella de Palafrugell (Girona), 18 de agosto de 2012.- El Festival de Cap Roig clausura hoy su 12ª edición con el concierto que Alejandro Sanz ofrece esta noche, y que supone su regreso a los escenarios españoles, sólo unas semanas antes del lanzamiento de su nuevo trabajo discográfico, La música no se toca.  La esperada actuación del artista pop español más reconocido en todo el mundo será el colofón al conjunto de grandes actuaciones que han tenido lugar durante el último mes en el auditorio al aire libre del jardín botánico de Cap Roig.

El presidente de Ediciones Musicales Clipper’s, y director del festival, Juli Guiu, ha destacado que las claves del éxito ha sido “confeccionar un gran cartel, diseñar un potente plan de comunicación y esmerarnos en realizar una organización y producción de calidad”.  En esta edición, el Festival de Cap Roig ha consolidado un modelo de festival de verano de éxito, que ha tenido como denominador común un cartel ecléctico y equilibrado, con los artistas más destacados de cada género musical.

Jaume Giró, director general adjunto de CaixaBank, impulsor y principal patrocinador del festival, considera que “en estos momentos de severa crisis que atravesamos, el balance no puede ser únicamente musical, sino también en función del retorno cultural, social y económico que el certamen ha tenido para las comarcas de Girona y para el conjunto de Catalunya.  Y desde esta triple vertiente, el balance es sin duda muy positivo y hoy podemos sentirnos orgullosos del trabajo realizado por muchas personas que lo han hecho posible”.  Giró, anfitrión de políticos, empresarios y clientes de CaixaBank que han pasado durante estas cinco semanas por Cap Roig, destaca que el festival “ha sido un polo de atracción, tanto por su calidad como por su ubicación geográfica privilegiada, en pleno Empordà, pero a poco más de una hora de Barcelona, y todo ello le ha convertido en un dinamizador de la economía local, dando trabajo directamente a más de 300 personas y generando un impacto económico para la zona de más de 20 millones de euros”.

El presidente de la Diputación de Girona, Jaume Torremadé, ha asegurado que “el Festival de Cap Roig es ya el referente musical de la Costa Brava.  A pesar de su juventud, doce ediciones, es un clásico no sólo por su calidad artística, sino fundamentalmente por su eclecticismo.  Reúne gente de todas las edades y de diferentes gustos musicales, de Girona y veraneantes, que lo han hecho suyo.  Seguramente, este es su secreto y su sello de personaldidad”.

Los alcaldes de Palafrugell y Mont-ras, municipios donde están situados los Jardines de Cap Roig, también han mostrado su satisfacción por los excelentes resultados del festival.  Juli Fernández, alcalde de Palafrugell, ha querido destacar que “el festival fomenta la cultura y el turismo de calidad y da prestigio a sus promotores y a los municipios donde se celebra” y ha felicitado especialmente a Clipper’s “por la excelente selección de los espectáculos programados y por el éxito conseguido en su organización”.  Por su parte, Carles Salgas, alcalde de Mont-ras, ha constatado que “el público ha vibrado especialmente este año en todos los conciertos y celebro que el festival haya abierto sus puertas también al talento artístico del Empordà con la actuación de Miquel Abras y la clara apuesta por apoyar nuevos valores como La iaia“.

Cap Roig, el festival de las estrella

En esta edición, el Festival de Cap Roig ha programado veintitrés noches de conciertos sobre su remodelado escenario, que ha sido testigo de actuaciones memorables: el inigualable Bob Dylan, gran estrella del cartel, dejó su impronta en la inauguración del certamen; Manolo García protagonizó el primer “sold out” con acento español, y el grupo Els Amics de les Arts llenó hasta la bandera la primera noche catalana.

Hubo conciertos que consiguieron un econ especial: el nortemaericano Ben Harper se entregó durante tres horas a un público igual de insaciable; el inglés James Morrison presentó sus credenciales para reinar durante mcuhos años en el soul mundial; y los escoceses Simple Minds revolucionaron el auditorio con una techno catarsis ochentera.

Una de las grandes noticias de esta edición ha sido comprobar cómo un gran número de artistas nacionales reivindicaron su condición de primeros espadas del festival con llenos históricos: Sergio Dalma, Rosario, Miguel Bosé, Chambao, Hombres G o Alejandro Sanz, forman parte de este selecto club de escogidos.  El recital de Kiri Te Kanawa, acompañada por la Orquesta Sinfónica del Vallès, y los conciertos de Tony Bennett, Paul Anka, Madeleine Peyroux, Russian Red y Bunbury, aportaron un toque de glamour a las noches en Cap Roig.

Guiu ha querido reseñar “el gran nivel de todos los artistas que han formado parte de esta edición”, destacando la proyección del grupo La iaia, promesa del pop catalán, y a Miguel Poveda como gran figura del flamenco.  El director del festival ha indicado que “ya estamos trabajando en el cartel del próximo año, con el mismo nivel de profesionalidad y el mismo sentido de superación que en la actual edición”.